Hace unos 100 años, llegaba la familia Pitty a asentarse en el Distrito de Renacimiento (Tierras Altas), Provincia de Chiriquí, que colinda con la frontera de Costa Rica, cuando aún eran tierras montañosas y las calles apenas trochas que solo se podían transitar a caballo o en autos 4×4 especiales.

En esos tiempos, las familias que llegaban a este lugar tenían un solo objetivo y era establecer sus hogares utilizando recursos naturales para construir sus casas, especialmente la madera y al mismo tiempo trabajaban la agricultura o cualquiera actividad del agro que le permitiera en primera instancia alimentarse. Sembrar, cuidar y cosechar era el principal lema de trabajo si querías sobrevivir.

Como todo cambia en el tiempo, sabemos que poco a poco se fueron creando otras necesidades, como la educación, la salud, el transporte, la vestimenta, etc… lo que por consecuencia llevó el trabajo de subsistencia a un trabajo agrícola que también necesitaba comercializarse.

Desde esas primeras familias que llegaron a las montañas, ya hoy en día 2020 han pasado al menos 4 generaciones, todas dedicadas al cultivo de la tierra, aunque la última generación ha optado y se ha visto en la necesidad de emigrar hacia las ciudades, debido a que el aumento de la población y la comercialización informal de los cultivos ha provocado una falta de ingresos para cubrir las necesidades básicas y cualquier aspiración personal.

Si has leído hasta aquí, te saludo cordialmente, mi nombre es Marcelino Pitty Lezcano y desde pequeño mi deseo ha sido poder lograr una mejor comercialización de los productos  que se cultivan en el campo.

Aún nos falta mucho por lograr, pero este primer paso de ofrecer los productos a través de una tienda electrónica y entregar lo más directo posible a los clientes es nuestra pequeña contribución para que al pasar de los años, el trabajo en el campo sea más valorado y mejor remunerado.

Spread the love
Abrir chat